Los Origenes Bautistas Hispanos

El siguiente artículo fue impreso por primera vez en el folleto “Los Orígenes Bautistas Hispanos” por la Sociedad de Historia y Herencia Bautista. Lo escribió Albert Reyes y lo tradujo Araceli G. Acocsta. Está protegido por derechos de autor y se utiliza con permiso de la Sociedad de Historia y Herencia Bautista. Se puede bajar e imprimir citando su fuente original.

El origen de los bautistas hispanos en los Estados Unidos encaja perfectamente en el contexto dramáticamente cambiante de una vida bautista naciente in América y alrededor del mundo. Phillip Jenkins, en su libro The Next Christendom: Global Christianity in the 21st Century, sugiere que el futuro del cristianismo será algo que nunca antes haya sido presenciado. Él proyecta que para el año 2050 el centro del cristianismo global cambiará drásticamente hacia el hemisferio sur y que sólo uno de cada cinco cristianos a nivel mundial será blanco no-latino.

Los cambios demográficos de la nación, la migración global, y el cambio del cristianismo hacia el hemisferio SUR ASEGURAN UN FUTURO INTRIGANTE para todos los bautistas, especialmente hispanos.

Los cambios demográficos de la nación, la migración global, y el cambio del cristianismo hacia el hemisferio sur aseguran un futuro intrigante para todos los bautistas, especialmente hispanos. La comunidad hispana global ha venido a las costas americanas. ¿Cómo pueden los bautistas prepararse para ese futuro? La respuesta está en una revisión del pasado.

Una mirada a los orígenes de los bautistas hispanos en los Estados Unidos requiere una revisión de los precursores de la historia bautista hispana, de los orígenes del trabajo bautista hispano en los Estados Unidos, y de una evaluación de la expansión del trabajo bautista hispano en los Estados Unidos. Se considerarán también lecciones aprendidas y proyecciones para el futuro.

Precursores de los Orígenes Bautistas Hispanos en los Estados Unidos

A principios de los años 1800, los bautistas comenzaron a enviar misioneros a todas partes de México y América Latina. El aumento del trabajo bautista en México y América Latina formó el contexto en el cual el trabajo bautista hispano comenzó en los Estados Unidos. Misioneros como James Thompson, James Hickey, y dos hermanos, Thomas y John Westrup, dirigieron el camino para el trabajo bautista en las Américas para forjar los orígenes bautistas hispanos en los Estados Unidos.

James Thompson: Principios Bautistas en Argentina y México. El primer misionero bautista que predicó el evangelio entre el pueblo hispano en las Américas fue James Thompson. Como representante de la Sociedad Bíblica de Inglaterra, Thompson comenzó a establecer escuelas bíblicas en Chile, Perú, Uruguay, Ecuador, y Colombia, usando la Biblia para enseñar a estudiantes a leer y a escribir. Él dirigió el primer servicio evangélico en Buenos Aires, Argentina, en 1820. En 1827, Thompson llegó a Veracruz, México, y comenzó a vender Biblias a los ricos ya a los sacerdotes católicos. Debido a la persecución de la Iglesia Católica en México y la prohibición para feligreses para comprar Biblias, Thompson fue obligado a irse de México. Sin embargo, aunque estuvo allí durante sólo unos años, dejó las semillas del evangelio detrás. Las ciudades de México y Mérida, donde Thompson dejó más Biblias, han llegado a ser más receptivas al evangelio a través de los años. Mientras Thompson plantó las semillas del evangelio para extenderse en México y Argentina, James Hickey plantó una iglesia con el mismo propósito.

James Hickey: Origenes Bautistas en México. A finales de los años 1830, los bautistas en Texas y México mandaron pedir misioneros para trabajar en sus respectivas áreas. En 1862 James Hickey visitó Monterrey, México. Nativo de Sligo, Irlanda, Hickey fue empleado por la Sociedad Biblica de Nueva York y trabajó en Matamoros, México. Tan pronto como Hickey llegó a Monterrey, comenzó a vender Biblias y a evangelizar viajando por varios estados del norte de México.

En 1864, Hickey organizó la Primera Iglesia Bautista de Monterrey. Esta puede haber sido la primera iglesia evangélica organizada en México y en toda América Central y América del Sur. El trabajo bautista prosperó también en América Latina.

Precursores Bautistas a lo Largo de América Latina. Otros misioneros bautistas dejaron su huella en América Latina durante el siglo diecinueve, como William Buck Bagby que sirió como misionero pionero en Brasil comenzando en 1881. William Daniel Thompson MacDonald y su familia se mudaron a Talcahuano, Chile en 1888 y comenzaron el trabajo misionero bautista allí. James Quarles y su esposa fueron enviados a Montevideo, Uruguay en 1911 como misioneros bautistas. Abelardo y Angel Mongay, misioneros bautistas en Argentina, se mudaron a Paraguay para comenzar el trabajo bautista en 1912. Archibald Brownlee Reekie, un canadiense bautista, comenzó el trabajo bautista en Bolivia en 1899. El trabajo bautista comenzó en Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Panamá, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Honduras, y en todas partes del Caribe durante esta era de expansión misionera.La expansión de los esfuerzos misioneros bautistas a finales del siglo diecinnueve impactó inevitablemente el principio del trabajo bautista hispano en los Estados Unidos.

EL PRINCIPIO DEL TRABAJO BAUTISTA HISPANO en los Estados Unidos ocurrió en un contexto histórico de conquista politica y económica conectada con el conflicto militar.

Orígenes Bautistas Hispanos en los Estados Unidos

El principio del trabajo bautista hispano en los Estados Unidos ocurrió en un contexto histórico de conquista política y económica conectada con el conflicto militar. La conquista de California, Arizona, Nuevo México, Colorado, y Texas constituyó parte de la expansión del oeste de los Estados Unidos causada por la guerra de independencia de la República de Texas (1836) y la Guerra de México y Estados Unidos (1846-1848). Estos conflictos militares causaron la adquisición de aproximadamente la mitad del territorio de México como declara el Tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848. Aproximadamente 100,000 patriotas mexicanos se hicieron ciudadanos de los Estados Unidos a consecuencia de este tratado, y muy pocos líderes católicos estaban entre ellos.

El nacimiento del trabajo bautista en Texas estaba unido confusamente a la guerra por la independecia de Texas. Para 1910, fueron formadas muchas iglesias bautistas para ministrar a la población de habla hispana llevando el nombre de Primera Iglesia Bautista Mexicana en lugares como San Antonio (1888), El Paso (1892), Beeville (1900), Corpus Christi (1911), y Dallas (1918), produciendo así un cuerpo de liderazgo para la Convención Bautista Mexicana de Texas. La formación de la Convención Bautista Mexicana de Texas en 1910 fue el principio real del trabajo bautista entre el pueblo mexicano en Texas.

Los Tejanos, ciudadanos nacidos en Texas de descendencia mexicana, se abrieron paso no sólo en iglesias bautistas mexicanas, sino también en iglesias bautistas angloamericanas. Al comienzo de la historia bautista mexicana en Texas, los mexicanos que se convertieron a la fe en la recién establecida República de Texas, llegaron a ser miembros tanto de congregaciones bautistas mexicanas como de congregaciones bautistas angloamericanas en Texas. La Primera Iglesia Bautista de San Antonio, organizada el 20 de enero de 1861, dio la bienvenida a su membresía como miembro fundador a la esposa de William G. Cook, la Sra. Angela María de Jesús Navarro, hija del famoso héroe del Álamo José Antonio Navarro. A través de los años, otras iglesias bautistas mexicanas fueron formadas en Texas así como varias instituciones, como el Instituto Bíblico Bautista Mexicano en 1947. Para 1960, la Convención Bautista Mexicana de Texas y la Convención Bautista General de Texas unieron sus esfuerzos para alcanzar la población mexicana y tejana en Texas a través de un acuerdo de unificación.

Entre los esfuerzos bautistas después de 1848 fuera de Texas, la Convención Bautista Americana formó la Iglesia Bautista Americana en Nuevo México quien, por su parte, formó varias otras iglesias. En 1899, la Primera Iglesia Bautista de Río Piedras, Puerto Rico, fue formada; y para 1910, había cuarenta y dos congregaciones en Puerto Rico las cuales constituían la Convención de Iglesias Bautistas de Puerto Rico. En 1905, se comenzó la Iglesia Bautista El Salvador en Los Ángeles, California para la población de habla hispana. En 1921, la Primera Iglesia Bautista Hispana fue formada en Brooklyn, Nueva York, con trabajadores de la Primera Iglesía Bautista de San Juan, Puerto Rico. Durante los años 1920, surgieron varias congregaciones bautistas hispanas en lugares como Topeka, Kansas; Fort Madison, Iowa; Winslaw, Arizona; y Scottsbluff, Nebraska.

El trabajo bautista hispano en América comenzó de maneras muy variadas a principios del siglo diecinueve. Sin embargo, el trabajo bautista hispano en Texas se desarrolló más consistentemente debido a su proximidad con México, la afluencia de mexicanos a los Estados Unidos, el aumento de las iglesias bautistas hispanas, la organización de la Convención Bautista Mexicana de Texas, y la necesidad difundida de un testimonio bautista entre la población creciente de mexicanos y tejanos en el Estado de la Estrella Solitaria.

El Trabajo Bautista Hispano Actual: Evaluación e Implicaciones para el Futuro

El trabajo bautista hispano está creciendo a proporciones asombrosas en Texas, California, y la parte completa del Sudoeste de los Estados Unidos. El trabajo bautista hispano permanece firme en Puerto Rico y en la parte Noreste de los Estados Unidos, pero la sorpresa más grande es la rápida proporción del crecimiento hispano en partes del Sudeste de los Estados Unidos en lugares tales como Kentucky, Tennessee, Alabama, Georgia, Carolina del Norte y del Sur, y Virginia. La Universidad Bautista de las Américas, antes Instituto Bíblico Bautista Mexicano, sigue proveyendo ministros, plantandores de iglesias, y pastores a lugares como Arkansas, Tennessee, Kansas, Wyoming, Minnesota, y Nebraska, así como lugares para ministrar en el insondable Sur. Los líderes bautistas hispanos están comenzando a recibir nombramientos en convenciones bautistas estatales, instituciones, y en todas partes de la vida denominacional bautista.

Una breve revisión de los origenes del trabajo bautista hispano en los Estados Unidos demuestra que el pueblo hispano responde al testimonio de las Sagradas Escrituras y la aplicación en sus vidas. El alcance misionero a las comunidades hispanas sigue proporcionando el fundamento necesario para que nazcan iglesias. Los bautistas serán efectivos en el alcance de comunidades hispanas al grado que están dispuestos a contextualizar su enfoque al ministerio, a la evangelización, y a la plantación de iglesias e invertir en el desarrollo de liderazgo hispano.

El impacto de migración global, la reforma de inmigración, y el cambio radical de la población demográfica en los centros urbanos de la nación colocará a los bautistas en uno de los campos misioneros más apremiantes de nuestro tiempo. De aquí a veinte años, las congregaciones, instituciones, y denominaciones que estuvieron dispuestas y fueron capaces de reconfigurarse, de invertir recursos financieros significativos, y de contextualizar su ministerio hacia una filosofia bilingüe y bicultural, se encontrarán con el Señor de la cosecha en el corazón de su trabajo redentor en la historia.


Anderson, Justice, An Evangelical Saga: Baptists and Their Precursors in Latin America. Longwood, FL: Xulon Press, 2005.

Durso, Pamela R., y Keith E. Durso. The Story of Baptists in the United States. Brentwood, Tennessee: Baptist History and Heritage Society, 2006.

Grijalva, Joshua. A History of Mexican Baptists in Texas: 1881-1981. Dallas: Baptist General Convention of Texas, 1982.

Grijalva, Josué. Dos Milenios de Historia Bautista. San Antonio: Munguía Printers, 2002.

Martinez Guerra, Juan Francisco. Orígenes del Protestantismo Entre los Latinos del Suroeste de los Estados Unidos (1836-1900) en Juan F. Martinez Guerra Y Luis Scott, editores., Iglesias Peregrinas en Busca de Identidad: Cuadros del Protestantismo Latino en los Estados Unidos. Buenos Aires: Ediciones Kairos, 2004.

McBeth, Harry Leon. Texas Baptists: A Sesquicentennial History. Dallas: Baptistway Press, 1998.

Reyes, Albert: “Unification to Integration: A Brief History of the Hispanic Baptist Convention of Texas.” Baptist History and Heritage 40 (Winter, 2005): 44-55.

Westrup, Irene de los Santos. Seeds in the Footpath: A Brief History of the First Martyr of the Gospel in Mexico – Juan Oliverio Westrup. San Antonio: Baptist University of the Americas, 1994.


Widget 1 de la página inicial

Este es tu primer widget de la página de inicio. Para editarlo, por favor, vete a Apariencia> Widgets y elige el sexto widget, llamado Widget 1 de la página inicial. Su título también es editable.

Widget 2 de la página inicial

Este es tu segundo widget de la página de inicio. Para editarlo, por favor, vete a Apariencia> Widgets y elige el séptimo widget, llamado Widget 2 de la página inicial. Su título también es editable.

Widget 3 de la página inicial

Este es tu tercer widget de la página de inicio. Para editarlo, por favor, vete a Apariencia> Widgets y elige el octavo widget, llamado Widget 3 de la página inicial. Su título también es editable.
Top